viernes, diciembre 09, 2005

Estany de Sant Maurici y refugio de Amitges


09/12/06

Ese día habíamos planeado subir al pico de Campirme (2.631 m.) desde la estación de alta montaña de Tavascan, pero de nuevo el tiempo cambio nuestros planes.

Cogimos el coche y fuimos desde Barcelona a Tremp, Pobla de Segur y Llavorsi (una buena paliza de coche), y desde allí cogimos el desvio hacia Tavascan.

El cielo estaba cubierto y nevaba. A la hora de coger la pista que sube a la estación de esquí de Tavascan, la cosa estaba muy fea, estaba nevando con mayor intensidad y era necesario poner cadenas, así que decidimos dar la vuelta.

Pensamos que tal vez pudiésemos salvar el día yendo a Espot, pues durante la ida habíamos observado que por esa parte el tiempo estaba mejor. Volvimos a Llavorsi y desde allí nos dirigimos hasta Espot.

Subiendo a Espot comprobamos con euforia como habíamos acertado en nuestro pronóstico: el tiempo era mejor que por la zona de Tavascan y aunque el cielo estaba bastante nublado al menos no nevaba, ¡podríamos hacer una pequeña caminata!

En Esport tomamos uno de los taxis 4x4 del parque que nos llevó al Estany de Sant Maurici, única alternativa para no tener que subir andando. Llegamos a Sant Maurici sobre las 13:00, rodeados de una compañía muy diversa : desde montañeros hasta domingueros en zapatos de calle.

Nos pusimos las raquetas y emprendimos el camino al refugio de Amitges, lugar que habíamos visitado en verano durante la travesía de los Carros de Fuego.



Desde la salida (1.900 m. aprox.) desnivel progresivo hasta el Estany de Ratera (2.130 m) y a partir de ahi más pronunciado hasta alcanzar el refugio de Amitges (2.367 m), donde llegamos a las 14:45.



El paisaje estaba desconocido respecto al verano. Un gran espesor de nieve lo cubría todo, el barranco entre los “estanys” estaba completamente cubierto de nieve y podía atravesarse por encima, no sin hundirse considerablemente.

Disfrutamos de la vista, comimos al abrigo del refugio y salimos a eso de las 15:30

A la bajada, el día parecía completamente diferente del de la subida. El sol lucia y las nubes casi habían desaparecido, pudiendo observar el Pic del Portarró y tomar buenas fotos.


Llegamos a Sant Maurici sobre 16:45, observando el inmenso lago helado mientras hacíamos tiempo para esperar el taxi de retorno.

Mapa: