domingo, enero 27, 2008

Valle de los Sarrios

26/01/08

Excursión con raquetas al Valle de los Sarrios desde el refugio de Lizara (se accede desde Aragués del Puerto).

Tuvimos la suerte de disfrutar de un día esplendido, como pocos en invierno. Sol radiante y ni una nube en el cielo. El estado de la nieve era perfecto para caminar con raquetas.

Durante la subida hacia el valle se disfruta de una vistas fenomenales del Bisaurín.

Una vez que llegamos al final del valle ascendimos a un tozal desde donde la panorámica era espectacular: Al oeste Aguas Tuertas, a nuestros pies el Ibón de Estanés, en frente en Midi d'Ossau y al este el Anayet.

En total, entre ir y volver unas 7 horas de excursión.

Fotos:

Desde el refugio de Lizara vemos el pico Llena del Bozo, al que semanas atrás llegamos por error intentado ir al Aspe. Ahora ya es un viejo conocido.
Vamos remontando el barranco y nos encontramos con un curioso refugio:
Llegamos a la Plana Mistresa, completamente nevada, y desde donde podemos contemplar ...
... la cara Este del Bisaurín (2.669 m):
A medida que vamos subiendo, cada vez se ve más espectacular el Bisaurín:
Vamos avanzado sin descanso hacia el Valle de los Sarrios:
y de vez en cuando volvemos la vista para observar el Bisaurín y el Puntal de Secús (algún día tenemos que subir ahí arriba):
Cruzamos puerto de Bernera y ante nuestros ojos aparece el Valle de los Sarrios ...
... convertido en una planicie cubierta de nieve:
Hacia el norte, las paredes del circo de Olibón:
Llegamos al fondo del valle y decidimos subir a un pequeño pico a la izquierda del collado, La Trinchera, desde donde las vistas son espectaculares:

A la izquierda el característico Midi d'Ossau, en el centro el Balaitús, y a la derecha el Pico y el Vértice de Anayet:
Al Oeste Aguas Tuertas y al fondo las montañas que separan de Navarra (algunas de las cuales debe ser la Mesa de los Tres Reyes, el Anie, etc.)
Justo debajo, el Ibón de Estanés. Rememoramos cuando pasamos por ahí al comienzo de la traspi, una de nuestras primeras travesías; íbamos cargados como burros, no como ahora que sólo llevamos lo imprescindible.
Los tres en la humilde cima de La Trinchera, a la que estamos agradecidos por las vistas que nos ha proporcionado. Compartimos la cima con un numeroso grupo de valencianos que han vendido desde tan lejos a hacer esta excursión.
Y después de comer, para abajo:
De nuevo volvemos a admirar el Bisaurín:
Llegamos a la Plana Mistresa

donde los rayos del sol en la nieve producen reflejos cautivadores:

Mientras bajamos vemos las montañas que nos separan de la zona de Candanchú:
y seguimos descendiendo el barranco:
De nuevo llegamos al moderno Refugio de Lizara, donde podemos tomar algo caliente para templar el cuerpo:
Mapa:


Vídeo que grabó Jesús: