sábado, septiembre 01, 2007

Cordillera Blanca, día 0: Trekking de aclimatación a la laguna Churup

Ya teníamos ganas de dejar atrás el cielo siempre gris de Lima (del color de la panza de un burra, como nos dijeron los limeños) y disfrutar por fin de los rayos de sol reflejándose en los blancos nevados de la Cordillera Blanca.

Salimos de Lima al mediodía y por la noche, tras unas 8 horas de viaje, llegamos a la ciudad de Huaraz. El trayecto no se hizo excesivamente pesado, pues estábamos entretenidos con las vistas de un paisaje nuevo para nosotros y además el servicio de la compañía Moviltours es realmente confortable.

Una vez en Huaraz nos vinos a recibir Dina, la mujer de Sergio, dejamos los trastos en el hostal Cumbre Andina y fuimos a cenar. Yo sentía cierto malestar debido a la altura, así que nos fuimos pronto a descansar para estar preparados para las aventuras que nos esperaban en los próximos días.

Al día siguiente nos vino buscar Saúl, el que sería nuestro inseparable guía, para acompañarnos en el trekking de aclimatación a la laguna Churup. Antes de comenzar a caminar disfrutamos de un buen desayuno en la Juguería Margarita. Los zumos de papaya que preparan son espectaculares, también nos gustó mucho el energético tamal (una especie de masa de maíz con carne).

Ya con la barriga bien llena, salinos de Huaraz en bus privado hasta Pitec (3.850) y emprendimos la subida a la laguna Churup. Hacia el sur se podía observar la Cordillera Negra, mucho más seca que la Blanca y de un color oscuro. Esta cordillera separa el Callejón de Huaylas del desierto de la costa pacífica.

El camino no presentaba ninguna dificultad, se trata de seguir un sendero; pero a la altura a la que nos encontrábamos no había esfuerzo que fuera pequeño (aunque este efecto lo sufríamos unos más que otros). Para los que no estamos acostumbrados a esas alturas, andar cuesta arriba a unos 4.000 metros no es tarea fácil.

El tramo final de la excursión es entretenido. Se debe remontar el tramo final del torrente, que forma algunas cascadas. Nosotros seguimos el camino que va por derecha del rió, la gracia está en que hay que realizar alguna pequeña trepada (sin dificultad).

Finalmente alcanzamos la laguna Churup (4.450 m). El paisaje es estupendo: la laguna está al mismo nivel del punto en que nos encontramos y el nevado Churup se refleja en ella. Nos parecía espectacular la altura a la que nos encontrábamos: mil metros por encima de los picos más altos de España.

Descendimos de nuevo por la cascada y tomamos un camino diferente al de la subida. La idea era llegar andando hasta Huaraz, pero cuando un taxi se cruzo en nuestro camino no pudimos resistir la tentación de subir, estábamos cansados tras nuestra primera excursión andina.