domingo, octubre 04, 2009

Emstrur-Thórsmörk

Etapa 4: Emstrur-Thórsmörk

Cuarta jornada del trekking: de Emstrur a Thórsmörk y recolectando ceps para la cena.

Al día siguiente amaneció bueno, no muy soleado pero relativamente bueno. Nos acercamos a ver un cañón que había en las inmediaciones del refugio y que el día anterior, debido a la que estaba cayendo, no fuimos a ver. El cañón resultaba espectacular, era una profunda hendidura en la llanura volcánica provocada por la erosión del torrente glaciar. Tras ello, regresamos al refugio y emprendimos la jornada.

Íbamos andando dirigiéndonos hacia el Myrdalsjökull, observando sus inmensas lenguas glaciares. A medida que nos acercábamos veíamos que la superficie del glaciar, lejos de ser uniforme, estaba sembrada de seracs y profundas grietas.

Cruzamos un río muy caudaloso por un puente, seguimos llaneando y comenzamos a ver un terreno más herboso. Aquí la sorpresa fue que el monte estaba lleno de setas, un tipo de setas parecidas a los ceps que se encuentran en España. Goiko, que es todo un experto en estos temas, nos dijo que eran comestibles y además deliciosas. Seguro que luego se arrepintió de habernos dado esa información; ya que a partir de ese momento nos dedicamos sin parar a la recolección de setas para desesperación de Goiko, que intentaba convencernos de que ya teníamos bastantes para la cena.

Luego llegamos a una zona surcada por varios ríos. Uno de ellos era el río más profundo que tendríamos que vadear durante el trekking; pero no bajaba muy caudaloso y no hubo problema para cruzarlo. Además, después de lo que habíamos sufrido el día anterior al tener que cruzar ríos con lluvia y viento lo de hoy era coser y cantar.

Tras cruzar el río nos adentramos en el bosque de Thor, que es uno de los pocos bosques que hay en Islandia. Hay un chiste en Islandia que dice que si te pierdes en un bosque lo que tienes que hacer es ponerte de pie. Al ver este bosque comprendimos el chiste, pues estaba formado por árboles que apenas superaban la altura de una persona.

Mientras terminábamos de cruzar el bosque de Thor recibimos nuestra dosis diaria de lluvia. Llegando al refugio de Thórsmörk Celeste tuvo una caída tonta que le supuso la fractura de la mano. Al principio pensamos que sería un simple esguince pero al llegar a España se hizo una radiografía y resulta que estaba rota, así que yeso y cabestrillo durante mes y medio. Este fue el único aspecto negativo del trekking.

El refugio de Thórsmörk es un de los mejor equipados de la ruta; se nota que llega el autobús. El cual para llegar tiene que cruzar un río bastante caudaloso y no siempre debe ser fácil, pues en el refugio hay fotos de una vez que volcó en el río. Hay mucha gente que suele terminar aquí la ruta; ya que la siguiente jornada, la que sube a Fimmvórduháls, es más exigente que las anteriores.

En Thórsmörk pudimos disfrutar de una buena ducha y luego de una suculenta cena a base de las setas que habíamos recolectado. Mmm, estaban deliciosas.

El refugio después de dejarlo bien recogidito, para que luego digan de los Españoles:







Refugio de Thórsmörk:


mmm, setas:

vaya, un río en nuestro camino !
... no hay problema nos ponemos las "cholitas" y al tema:




Bosque de Thor: