viernes, agosto 10, 2012

Refugio Riu dels Orris

25/7/2012
Segunda jornada de senderismo por Andorra con portabebés. Hoy celebramos el décimo cumple mes de Delia.

La predicción meteorológica era buena así que decidimos hacer una excursión larga recorriendo la Vall de Madriu. La Vall de Madriu es sorprendente. Por un lado forma parte de un hermoso parque natural, Madriu-Perafita-Claror, declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en la categoría de paisaje cultural. Y por otro su entrada se encuentra en Escaldes-Engordany, muy cerca de la zona comercial. En unos minutos pasas del bullicio del “Andorra 2000” a la tranquilidad del valle.

Para acceder a la Vall de Madriu hay que pasar Escaldes dirección Francia y coger la carretera que sube a Engolasters. Pasado  1 km, a mano derecha encontramos la carretera de La Plana. La seguimos unos 100 m hasta el punto de salida, donde hay carteles informativos.  Ahí empieza el camino de la Muntanya.

Sin embargo, decidimos hacer un poco de “trampa” y salvar algo de desnivel con el coche. Para ello seguimos por la carretera de Engolasters unos cuantos kilómetros más, unos 6 km aproximadamente, hasta donde empieza el circuito deportivo de Les Fonts.  Allí hay un parking donde dejar el coche.  La idea era tomar desde allí el Cami del Matxos (GR11) hasta Coll Jovell  y bajar a las bordas del Ràmio (donde enlazaríamos con el camino normal de la Vall de Madriu que sube desde la carretera de La Plana). Con esto alargábamos más, pero reducíamos el desnivel en unos 300 m; lo cual, llevando a la peque a cuestas, se agradece.

Así que desde el aparcamiento de circuito de Les Fonts seguimos el Cami del Matxos que llanea por una pista ancha. Esta camino está adaptado para invidentes y hay numerosas rocas equipadas para escalada deportiva. Cuando se acaba la pista comienza una ligera subida hasta llegar a Coll Jovell  (unos 100 m de desnivel), donde hay un merendero.
Coll Jovell
Desde Coll Jovell salen varios caminos. Nosotros tomamos el que desciende hasta las bordas del Ràmio. El camino desciende por la ladera sur de la Vall de Madriu. Las vistas del valle son estupendas, gracias a nuestra posición privilegiada. Se atraviesa algún cachal, pero el camino está en perfecto estado y muy bien cuidado.  Vamos descendiendo y avanzado hasta cruzar con el camino que sube desde el inicio del valle (Camí de la Muntanya), justo encima de las bordas del Ràmio. Nos llevó una hora y cuarto hasta aquí desde la salida.
Bordas del Ràmio
Pasado el cruce se sigue remontado la Vall de Madriu, alternando zonas boscosas con algún pequeño prado.  El año pasado por esta zona llenamos la mochila de ceps, pero este año aún no es época.  Siguiendo el camino cruzamos un portal para el ganado y llegamos a los prados de Fontverd, donde está el refugio del mismo nombre. Aprovechamos el refugio para beber y picar algo. Delia, que ha pasado gran parte del camino dormida, disfruta jugando con el chorrito de agua de la fuente.
Refugio de Fontverd
Nos vemos con ganas y decidimos seguir por el valle hasta el refugio del Riu dels Orris. Entre los refugios hay un buen trozo; pero para mí, este el tramo es lo más bonito del valle.  Así que dejamos Fontverd y seguimos subiendo por el valle. La senda trascurre por el bosque y párela al rio, ofreciéndonos un hermoso paisaje de montaña.

Llegamos a una extensa planicie, ya con vistas a las montañas del cordal fronterizo; ya estamos cerca de nuestro objetivo.

Tras atravesar esos prados llegamos al refugio del Riu dels Orris  (2.230 m).  Nos ha llevado unas 4 h hasta aquí desde la salida.

Llegando al refugio del Riu dels Orris

Refugio del Riu dels Orris
En el mismo sitio hace 10 meses
 Aprovechamos para comer en este lugar paradisiaco, lástima que los tábanos no nos dejan disfrutar plenamente del momento y debido a sus insistentes ataques no tenemos más remedio que comer dentro del refugio.
Alrededores del refugio
Volvemos por el mismo camino y paramos de nuevo en el refugio de Fontverd. Donde encontramos a un andorrano que ha decido quedarse allí unos meses. Lleva desde el 1 de Junio y tiene intención de pasar todo el verano. Nos cuenta un poco su historia y amablemente nos invita a café e infusiones. El hombre está bien preparado y nos cuenta que familia y amigos le suben provisiones y que no le falta de nada. Hace cara de salud. Curiosamente el año pasado en este mismo sitio encontramos a un tipo que había ido andando desde su casa en la Republica Checa a Santiago de Compostela, de Santiago a Tarifa y en aquel momento estaba de yendo de Tarifa o a Grecia, quizá aun siga andando.

El andorrano nos recomienda que no volvamos por el mismo sitio; ya que implicaría perder un desnivel innecesario. Hay un camino (camino de la solana del Ramio) que va rodeando la montaña hasta Coll Jovell sin perder nivel.  Desde el refugio vamos hacia abajo por el mismo camino de subida hasta que enseguida encontramos el desvío del camino mencionado.

El camino, en perfecto estado, nos lleva sin dificultades a Coll Jovell.  Paramos de nuevo y dejamos que Delia juegue un rato con los palitos y la piedras (vigilando que no se las coma).
Nuestra pequeña montañera
Desde el collado seguimos el mismo camino de subida que nos conduce hasta el punto de salida. En total han sido unas 9 h de excursión (haciendo buenas paradas) y unos 800 metros de desnivel. Delia se lo ha pasado genial y a pesar de la duración de la excursión, no da signos de fatiga.


Fotos:
Refugio Riu dels Orris (Vall de Madriu)
Track: